Conoce al ‘profe’ de primaria que da clase con una rampa en el aula

Conectar con todos los estudiantes y motivarles a aprender más y mejor. Esa es la misión de la gran mayoría de profesores, y conseguirlo no sólo depende de que la escuela tenga un gran presupuesto, sino de la pasión de cada una de las personas implicadas en el proceso de aprendizaje.

Ryan Oas es un profesor de quinto de primaria en Ventura, California (USA), y enseña a sus alumnos con una miniramp en medio de la clase. No la usan para patinar cada día, ni para dar clases de patín, sino como una herramienta más para aprender. «Estaba frente a la pizarra y pensé: voy a construir una miniramp (…) Costará, pero será un espacio abierto para los niños. Y todo empezó ahí», dice Ryan Oas en un breve clip publicado por The Berrics.

El profesor, que patina desde bien pequeño, no quiere que sus alumnos se pongan a patinar, sino mostrarles el movimiento del skateboarding, que vean que hay muchos niños que se benefician de actividades como estas, y sobre todo tener algo en clase que sea memorable, que les llame la atención. La idea es que se convierta en un lugar especial donde se sientan cómodos, en un entorno atractivo: «Se trata de algo que va mucho más allá del skateboarding», dice el profe.

«Aprender a usar la rampa como herramienta de aprendizaje es súper chulo. Por ejemplo, hoy ha sido divertido. Tenía este grupo de mates. Eran 6 estudiantes. Había una niña al fondo de todo, pero se ha sentado encima de la rampa, al final. Ella podía ver por encima de todas las cabezas, y he pensado ‘wow cómo mola, puede verme perfectamente’, y mientras hablaba, me he dado cuenta de que mi voz le llegaba totalmente bien», sostiene Oas en este mismo vídeo.

Ahora, entrando en el segundo año con la rampa en clase, asegura que no sabe bien por qué, pero que la rampa ha convertido el aula en un espacio mucho más dinámico donde los alumnos rinden mejor. Se mueven por allá, les deja desplazarse por el espacio, y eso hace que a la hora de atender a la materia los estudiantes estén al 100%.

Pero por si esto sonara a poco, el docente cuenta el proceso de la creación de esta rampa. Lo que él pensaba que sería tedioso y lento, resultó ser una práctica perfecta para unir a los alumnos e incluso a los padres. «La primera semana de clase recibí un correo del colegio que me daba permiso, y se lo hice saber a todos los estudiantes», anota Ryan Oas, y en cuanto se lo dijo a los niños, según comenta, ellos mismos empezaron a levantar las manos diciendo que sus padres podían hacer o aportar tal cosa o la otra. Ahí se dio cuenta que además estaba creando una comunidad: los padres estaban encantados y además se estaba creando una unión entre todos gracias al proyecto.

Creíamos que lo habíamos visto todo, pero una rampa en clase, que no se usa para patinar, y que encima transforma la manera en la que aprenden los alumnos… Es para flipar. Si eres lector habitual, sabes que no acostumbramos a dar opinión en los artículos, pero: ¡un aplauso para este profe, por favor!

También te puede interesar...

Muere Keith Hufnagel, fundador de HUF, a...

Se nos va una leyenda, se nos va un icono del skateboarding. Keith Hufnagel ha fallecido hoy a sus 46 […]

La historia de Tony Alva

Hay dos Tonys en el mundo del skate que son LEYENDAS, en mayúsculas. Uno es Tony Hawk y el otro […]

$TILL HUNGR¥ (Video Completo)

Desde Asturias, España nos llega «$TILL HUNGR¥«, un vídeo de Elmer Guevara que, como él mismo dice, cuenta una historia […]

Diseño y desarrollo CROMATIU.NET

Bitnami